Claves para definir un objetivo, si de verdad quieres alcanzarlo

Claves para definir un objetivo, si de verdad quieres alcanzarlo

Este artículo surge porque aún tengo constancia a raíz de una conversación mantenida hoy que muchas personas no consiguen aquello que quieren porque parten de una mala definición de objetivos.

Tú puedes querer algo, ahora bien, si no identificas de forma clara y concisa qué es eso que quieres difícilmente vas a alcanzarlo. La principal clave es definir qué quieres. Parece fácil, ¿no? Si realmente lo fuera no me pasaría, en ocasiones, durante una sesión entera definiendo este con algunos de mis clientes. Seré sincera, hay personas quienes tardan solo 15 o 20 minutos. Observa la diferencia. Quédate con lo siguiente, si los coaches ocupamos suficiente tiempo en esta definición es porque después el proceso avanza de forma mucho más rápida.

Suelo usar una metáfora de un cuento que leí para esto. Tú quieres viajar, si, quieres irte, disfrutar, montar en avión. Todo eso está genial, aunque si no dices dónde quieres ir no podrás realmente preparar el resto del viaje: ¿dónde compras el billete, en qué compañía?, ¿qué tipo de equipaje vas a llevar?, ¿iras solo o sola, o bien, con compañía?, ¿cuántas maletas llevarás?, ¿cuánto tiempo va a llevar ese viaje?

Será muy difícil avanzar si falta elegir dónde, es decir, hacia dónde quieres moverte. Una sesión de coaching funciona igual, nuestra vida cuando queremos algo de verdad y estamos decididos a ir a por ello, funciona igual. Los objetivos que has conseguido en tu vida los conseguiste porque los habías definido correctamente, aunque tú no seas consciente de ello.

Bien, ¿y cuáles entonces son las claves o bases para definir un objetivo de forma que puedas alcanzarlo? Te las cuento.

Un objetivo necesita cumplir primero que sea nombrado en positivo y en primera persona.

Vas a trabajar para ti, puedes influir en tus cambios y tus acciones, no en las de otros. Así que, siempre primera persona.

En cuanto a ponerlo en positivo es porque vamos a enfocarlo en aquello bueno para nosotros que queremos conseguir. La PNL (Programación Neuro Lingüística) trabaja el lenguaje y cómo este nos lleva hacia unas emociones u otras y, así, a unas acciones u otras. Existe un lenguaje que frena y otro que te mueve. Un ejemplo sería, en lugar de “quiero perder peso y dejar de estar gordo” será mejor y te apoyará más enunciarlo así: “quiero perder 10 kg para tener mejor salud y poder hacer el deporte que me gusta”.

La idea es llevarte a una visión de un yo tuyo mejor, a un lugar mejor. Como lo del viaje. El proceso de conseguir un objetivo es pasar del lugar donde estás ahora a otro lugar donde ya hayas conseguido ese propósito.

A esto hay que añadir las reglas para una buena enunciación de objetivos que son las siguientes y que se basan en el S.M.A.R.T. Un acrónimo en inglés que quiere decir esto. Un objetivo será:

S – Específico.

Específico quiere decir que es necesario definirlo muy bien, de forma muy concreta, con términos exactos, salir de la ambigüedad. Mira el ejemplo del peso, vas a lo concreto, exactamente cuánto quieres perder. Cuanto más específico más fácil será manejarlo.

M – Medible

Al hilo del anterior principio, necesitamos poder medir los avances, saber cuándo hemos llegado al objetivo o, al menos, cuanto nos hemos acercado. Vuelvo al ejemplo del peso, al poner en concreto 10 Kg, ¿cómo sabrás que lo has logrado? Cuando veas la báscula.

Por clarificar, en objetivos del tipo que suelo trabajar: comunicación con hijos, mejorar convivencia, etc. La especificidad y la medida van en definir que es mejorar la convivencia para esa persona. Para unos puede ser tener una conversación diaria, para otros no tener enfados y así. Y cuanto más se especifica qué en cosas medibles, podrás evaluar.

A – Alcanzable

Esto quiere decir que un objetivo que te va a motivar y animar necesita moverte emocionalmente, sino simplemente vas a abandonarlo. Y para que algo motive necesita ser un reto, cuanto más retador te suponga mejor es el subidón cuando lo consigues.

Eso sí, un reto que sea suficientemente grande para esa motivación interior, aunque con cuidado de no someterte a algo que realmente se sale de tu realidad vital y que, por el contrario, te deje sin fuerza y estímulo.

R – Realista

En esta parte es importante tener cuidado. Realista quiere decir que tengas en cuenta ciertos parámetros, aunque sin meterte en creencias limitantes. En el caso del peso del ejemplo, si ponemos lo de perder 10 kg en 2 o 3 meses puede ser realista. Poner perder 10 Kg en un día es poco o nada realista (además que imagino un problema de salud).

T – acotado en Tiempo (planificado)

Esta es la guinda del pastel. De nada te sirve una definición perfecta, una motivación e ilusión. Si no pones fecha no vas a tomar acción consciente. Al poner una acotación en tiempo es decirte a ti mismo, este día empiezo. Además, en este día o mes voy a hacer este paso, en este otro un nuevo paso. Y así, porque las grandes metas se consiguen a pasos pequeños. Acotar significa que, de verdad, te vas a poner a ello.

 

 

De todas formas, aquí no se acaba la cosa. Hacen falta dos ingredientes muy importantes para que todo ese cóctel funcione. Esos dos ingredientes son: el compromiso y la toma de conciencia.

Tomar conciencia es algo necesario en todo objetivo, definir como hemos visto el objetivo, reconocer la realidad que tenemos, concretar, examinarnos para averiguar qué queremos realmente y qué no. Empieza ahí y no acaba, porque tomar conciencia nos ayuda a convertirnos en mejores personas. Seremos observadores de nosotros mismos, así te puedes conocer y de estar forma puedes transformar lo que quieras.

El compromiso es ya el empujón. Cuando te comprometes con eso diseñado, entonces si o si vas a por ello, nada te para. El resultado, claramente, es conseguir tu propósito. Llegarás al subidón y allí se dispararán tus endorfinas, porque conseguir un reto, subirse al podio es una experiencia de superación que te llenará de fuerza y motivación para el siguiente reto.

Ahora, yo te reto. ¿Se te resiste algún objetivo? Solo necesitas ponerte en contacto conmigo y te cuento.

 

Susana García

Coach de Familia Sistémico

info@familiaycoaching.com

Telf. 629 532 876

1er Coach de Familias Monoparentales

 

COMPARTE ESTE POST EN LAS REDES!

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

La empresa Clubdevacancesbcn, SL será la responsable de tus datos, que los empleará para enviarte información de los servicios que oferta la web, boletines y ofertas a través de Mailchimp durante el tiempo que tú consideres. Ya sabes que tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras. Para más información, visita la página Aviso legal/Política de privacidad.

He leído y acepto la Política de Privacidad

He leído y acepto el aviso legal

by Creactivitat Op&kids copyright 2015