El logro como clave para una sana autoestima

El logro como clave para una sana autoestima

En ocasiones recibo consultas que me preguntan qué es eso de autoestima, más concretamente me preguntan cómo se consigue, si es alentar y alabar a los hijos por lo que hacen. En realidad, ellos entienden la necesidad de tener un buen concepto de uno mismo, saben algunos que lo están propiciando en sus hijos, aunque no saben cómo hacer esto de forma consciente.

La autoestima es un concepto amplio que no tiene una única variable. Si buscas una definición oficial (en la RAE por ejemplo) te dirá que es una visión generalmente positiva del sí mismo. Ahora vamos a ver cómo vamos a generar esa visión positiva de sí mismos a nuestros hijos.

Un niño no tiene conciencia del sí mismo, así pues, la irá creando y generando. Esto sucede en su proceso de desarrollo que, habitualmente, acompañamos los padres u otros adultos a cargo. ¿Qué quiere decir eso? Pues que los primeros responsables en esa conciencia de autoconcepto somos nosotros, pues mientras crecen van a interiorizar el concepto que nosotros les estamos reflejando.

Supongo que ya te habrás dado cuenta de la importancia de tener nosotros, como padres, recursos para hacer esta tarea. Especialmente me interesa tu toma de conciencia al respecto. Aquello que tú hagas o digas sobre ellos formará parte de su sentir. De ahí la importancia de elegir bien qué decir y cuándo decir, darles seguridad y amor. Una seguridad que empieza por un apego adecuado cuando empieza la vida y soltarles de forma paulatina hasta su adultez.

Hoy me voy a centrar en una clave para esa autoestima, no es la única, aunque sí muy importante, los logros. Solo por un momento cierra los ojos y rememora las sensaciones que tuviste aquella vez que conseguiste aquello… Especialmente si aquello te costó trabajo y un esfuerzo personal. ¿Qué sucedió? Imagino que algo así como un efecto, ¡Guauuuuu!

Eso es exactamente lo que se consigue con los logros. Ponerse metas y posteriormente conseguirlas nos lleva a un estado de euforia, de consecución, nos sentimos colmados y, a tiempo, generamos fuerza y motivación para dar un siguiente paso. Es ahí donde la autoestima sube exponencialmente.

¿Qué hacer entonces? Estos 3 pasos:

  1. Establece metas a tus hijos, objetivos que puedan ser alcanzables y a la vez supongan un reto. Ese es el tipo de objetivos que van a reportarle esa sensación de “yo puedo”, “lo he logrado”.
  2. Apoya en el camino, es decir, durante el proceso para alcanzar ese objetivo. El refuerzo positivo ayuda ¡Ojo! Refuerzo positivo no significa el animar sin sentido, es ser objetivo porque ellos no son tontos. Es imprescindible que animemos en aquello que hacen bien y les ayudemos a que mejoren en aquello que no está funcionando. Motivación si, aprendizaje también.
  3. Muy importante. Cuando un logro se consigue, entonces sí, llega el momento de celebrarlo. Reconocer nuestros éxitos es uno de las grandes lagunas de la vida que socialmente se ha cercenado. Es ese reconocimiento el que ayudará a tomar impulso para el siguiente objetivo, el siguiente logro.

Ahora te animo a probar, ponte objetivos para ti y para tus hijos. Descubre esa sensación de plenitud cuando lo logras y esta vez vívela con toda conciencia.

 

Susana García

Coach de Familia Sistémico

info@familiaycoaching.com

Telf. 629 532 876

1er Coach de Familias Monoparentales

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La empresa Clubdevacancesbcn, SL será la responsable de tus datos, que los empleará para enviarte información de los servicios que oferta la web, boletines y ofertas a través de Mailchimp durante el tiempo que tú consideres. Ya sabes que tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras. Para más información, visita la página Aviso legal/Política de privacidad.

He leído y acepto la Política de Privacidad

He leído y acepto el aviso legal


*

by Creactivitat Op&kids copyright 2015