Monógamos

Monógamos

Rupturas, separaciones, divorcios… En mi época te casabas de blanco y por la Iglesia, sin haber convivido previamente con la otra parte de la ecuación. Existía la opción de la boda civil aunque era como casarse a medias y la novia lucía menos. Te lanzabas al matrimonio y a la convivencia con un ser desconocido -por muchos años que tuviera vuestro noviazgo. Incluso, si nos remontamos a un par de décadas anteriores a la mía, las chicas  llegaban vírgenes al matrimonio, tampoco se trata de ser tan extremistas.
Nos casábamos en régimen de gananciales. La separación de bienes significaba desconfiar de tu futuro esposo, y sonaba lejano, como a película americana.
Poco a poco las bodas civiles fueron ganando adeptos y hacer separación de bienes se puso de moda. Era como curarte en salud, por si la cosa no salía, para que no hubiera tanto lío si querías dar un paso atrás.
Ahora, las nuevas generaciones, se van a vivir juntos en cuanto se lo pueden permitir. Si la cosa no va mal, la gran mayoría tiene un hijo o dos. Con los años se inscriben en el registro de parejas de hecho. El paso de la boda, civil o religiosa, son muy pocos los que lo dan.
Si la historia de amor termina cada uno coge por su lado, y si te he visto, no me acuerdo.
Terminar con una separación de mutuo acuerdo no es lo habitual. Siempre hay una parte de la pareja que se siente engañada, abandonada, dolida. La generalidad es que ambas partes se introducen nuevamente en el mercado de solteros y buscan a toda costa recuperar el tiempo perdido.
Los hay incluso que no se atreven a dar el paso de la separación  y empiezan a recuperar ese «tiempo perdido » a la mayor rapidez posible, compartiendo salidas, cenas y cama con cuantas personas les es posible, además de con su pareja oficiosa.
Esto no les hace sentirse mejor. Tenemos tan arraigada la monogamia en nuestros genes, que de solo pensarlo comenzamos a tener mal cuerpo.
Titubeamos a cada paso.
Es cuando nacen los ya conocidos Best Seller:
-No estoy al 100%
-Necesito tiempo
-No busco nada serio
-No estoy preparado, etc, etc, etc…
De natural católicos, no está bien vista la poligamia y puedo decir que a ninguno nos hace gracia compartir a nuestra pareja. De hecho pensamos con absoluto convencimiento que no es correcto.
Quién esté libre de pecado que tire la primera piedra.
En estos asuntos del corazón yo me declaro apolítica. Cada persona tiene todo el derecho a hacer con su vida lo que mejor le parezca, aunque reivindico la posibilidad de volver un poquito hacia atrás y dar a la etapa del cortejo toda la importancia que debe tener. Tomar las cosas con calma solo nos ayudará a conocernos mejor. Un café, el aperitivo, un almuerzo, otro café, salidas nocturnas sin cama, sólo por el placer de nuestra mutua compañía, mirarnos a los ojos, reír por tonterías, bailar, pasear cogidos de la mano. El primer beso…
Tiempo habrá de trasladar todos esos sentimientos encontrados al dormitorio, estando seguros de que esta nueva persona en nuestra vida, verdaderamente quiere y queremos que se quede. Dándonos tiempo a conocernos mejor antes de estropearlo todo. Creo que llegar a la cama de manera precipitada saltándonos todos los preliminares no hace más que estropear relaciones fantásticas, terminen siendo del tipo que sea. Si aplazamos el sexo, podremos distinguir perfectamente a los seres que sólo pueden ser amigos de los que pueden llegar a ser un compañero de vida. Sumar personas en lugar de restar. Dejar que la magia nazca. Dar tiempo a que todo surja.
El amor está lleno precisamente de eso, de MAGIA .
Hace poco, alguien especial me dijo: «Sal de tu pequeño mundo de fantasía, ahí no hay nadie, solamente estás tú, y tú no eres nadie!» . Con todos mis respetos a la opinión de los demás, y más hacia una persona tan especial – lo que es del César es del César -, yo me quedo en mi pequeño mundo imaginado, lleno de sueños felices, besos dulces y amores eternos. A pesar de no ser nadie, soy feliz no siéndolo y eso es algo que no todo el mundo puede decir.
Caminando hacia OZ, rodeada de magia, se vive mejor.

 

Isabel Jiménez

Escritora

paisdelashadas@hotmail.com

Telf.  650268637

 

COMPARTE  ESTE ARTICULO EN LAS REDES!

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La empresa Clubdevacancesbcn, SL será la responsable de tus datos, que los empleará para enviarte información de los servicios que oferta la web, boletines y ofertas a través de Mailchimp durante el tiempo que tú consideres. Ya sabes que tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras. Para más información, visita la página Aviso legal/Política de privacidad.

He leído y acepto la Política de Privacidad

He leído y acepto el aviso legal


*

by Creactivitat Op&kids copyright 2015