Palabras a erradicar de tu vocabulario para una educación emocionalmente sana (parte 1)

Palabras a erradicar de tu vocabulario para una educación emocionalmente sana (parte 1)

Este es el primero de un conjunto de 2 post donde te voy a contar algunas palabras que utilizas en tu vida diaria y que lejos de ayudar en tu comunicación la dificultan. Es más, a la hora de conectar con tus hijos suponen un enganche para conflictos y malestares.

La primera palabra es el “pero”. ¿Sabes que esta palabra se la conoce como el borrador universal? Y no hace falta que te lo diga un profesor de Harvard, hace muchos años que yo aplico la regla para no utilizar esta palabra. Hasta hice un concurso a ver si alguien la encontraba en algunos de mis artículos en mi blog particular.

Ahora te voy a explicar por qué funciona así esta palabra. Porque las frases que lo usan habitualmente tienen esta construcción:

“Has realizado muy bien la tarea, pero no terminaste el último paso”

“Tienes un gran corazón, pero poca cabeza”

¿Cómo crees que se sienten las personas cuando les dices eso? ¿Cómo te sentirías tú? Y si son tus hijos, ¿ves ahora que esa forma de hacer frases genera posibles conflictos?

Se dice algo, generalmente positivo y se termina añadiendo “pero” y algo negativo. ¿Qué hace el cerebro? ¿Dónde pone la atención la persona que escucha? ¡Lo has adivinado! En la segunda parte, en cuanto oye ese vocablo, olvida lo anterior y se centra en esa parte. Como escribía antes, borra lo anterior.

Si de verdad quieres que ambas partes de la frase lleguen a la persona, en igualdad de condiciones puedes modificarla por otras formas de unión. Puedes hacerlo sin crear negatividad, solo como información que puede aportar a esa persona como aprendizaje y ayuda.

¿Qué cambios puedes realizar? El más fácil es utilizar “y” para unir ambas frases. Otras palabras con otro peso mucho menor que puedes utilizar son: aunque, ahora bien, u otras que puedan construir la frase de forma diferente y más positiva.

Además, el hecho de tomar conciencia de esa palabra y cambiarla en tu cerebro también te fuerza a ti a pensar de otro modo y mejorar tu forma de comunicarte. Una comunicación más de conexión que de conflicto.

¿Te animas a probar durante un tiempo? Y luego nos cuentas el resultado.

 

Susana García

Coach de Familia Sistémico

info@familiaycoaching.com

Telf. 629 532 876

1er Coach de Familias Monoparentales

 

COMPARTE ESTE POST EN LAS REDES!

 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La empresa Clubdevacancesbcn, SL será la responsable de tus datos, que los empleará para enviarte información de los servicios que oferta la web, boletines y ofertas a través de Mailchimp durante el tiempo que tú consideres. Ya sabes que tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras. Para más información, visita la página Aviso legal/Política de privacidad.

He leído y acepto la Política de Privacidad

He leído y acepto el aviso legal


*

by Creactivitat Op&kids copyright 2015